¿GUSTO O ADICCION POR EL MAQUILLAJE?

GUSTO MAQUILLAJE

Sin duda conoces las bondades y beneficios de usar maquillaje, y muchos pueden ser los motivos por lo cual lo haces, algunos podrían ser personales como mejorar la apariencia de tu piel, modificar algunos rasgos faciales, ocultar imperfecciones, resaltar tu belleza, mantener una imagen adecuada en el trabajo, asistir a eventos sociales, etc. Y cada uno de ellos son muy válidos, sin embargo, hay personas que se aplican maquillaje todo el tiempo, desde muy temprano y hasta altas horas de la noche, incluso aún en ocasiones que no amerita realmente.


Como en todo, siempre hay una parte buena y una mala, y en este caso tanto la belleza como el uso de maquillaje son también relacionados con la frivolidad, banalidad, falta de autoestima o identidad entre otras.


Todo comienza desde ti misma, es muy cierto que la imagen siempre ha sido parte importante para proyectar nuestra personalidad y estilo, y que es indispensable generar empatía y confianza a las personas a las que te diriges, y mantener un aspecto agradable además de brindarte beneficios personales, se ha demostrado que en porcentaje medio que contribuye también al éxito profesional. Cuando te percibes de manera saludable, tu autoestima se verá favorecida, es muy importante que seas lo más consciente y honesta contigo misma, tratar de aparentar lo que no eres te resultara más difícil para comprender, que engañar a los demás, reconoce tus cualidades prestando atención a tus conductas y encontraras razones por las cuales sentirte orgullosa, centrarte en ellas te ayudará a brillar y a sobresalir, el maquillaje es solo una herramienta que deberás saber utilizar con propósito.


Para definir si tu afinidad con el uso de los productos de cosmética es para ti un gusto o una adicción toma como referencia algunas señales y trata de cambiar ciertas conductas que para nada te ayudarán a mantener un equilibrio de salud emocional. Presta atención a las siguientes 5 señales de adicción al maquillaje:


1.- te maquillas todos los días., esto quiere decir que vayas a donde vas o por lo contrario no sales de casa te aplicas maquillaje.


2.- dedicas mucho tiempo a la hora de maquillarte., perfeccionismo o no, más bien te gusta aplicar demasiados y repetidos productos en la rutina de tu maquillaje.


3.- gastas demasiado dinero en productos de belleza., no te fijas en los precios, ni especificaciones, es decir, no sabes si van bien con las necesidades de tu piel y compras desde el más básico hasta el más popular, compras incluso aquellos que no necesitas.


4.- tienes un gran almacén de productos cosméticos y repetidos., no te importa si ya cuentas con un color, más bien te enfocas en tener toda la gama de tonalidades y guardas montones de productos, tienes muchos productos nuevos o pocas veces los has usado, pero te encanta tener llenos aquellos cajones.


5.- siempre que sales de compras regresas con algún producto cosmético., no resistes la tentación de pasar por los pasillos o tiendas de productos de belleza y aunque no estés necesitando alguno de ellos es algo que no puedes dejar puesto que sabes que seguramente encontraras algo que no tienes y “necesitas llevar”


Si te has identificado con alguna de las señales anteriores enfócate en ella y evita seguir incrementando dicha actividad. No te arriesgues a caer en aquellas afecciones emocionales y para tu piel que solo te ocasionaran problemas futuros.



Georgina Padilla Julio 21, 2020